ESPACIOS

Hay lugares que son más que un lugar. Más que un rincón, que un espacio.

Como esta casa, que no es sólo una casa; no es sólo un hogar. Hay algo más, como si todo lo vivido en ella siguiera escondido y pudiera respirarse. Historias de amor y amistad, pasiones y risas, reencuentros. Abrazos, susurros, aromas, miradas. Recuerdos que llenan la masía y todos sus alrededores.

Nos sentimos enamorados de este lugar y queremos compartirlo. Son las vistas al Montseny y al Bertí, es la torre de esta casa pairal. Es esta masía en Barcelona, en pleno valle del río Tenas, que respira los aires mediterráneos de los campos de olivos, los encinares y las robledas.  Son los bosques, los jardines, es la fuente. Es el camino de cipreses, la entrada de piedra.

Es algo mágico que se huele, una calidez especial. Es algo que sentirás cuando lo pises. Cuando sabrás –aun sin decirlo- que éste es tu lugar. Por su paz, por su olor, por sus colores. Porque sí. Porque sientes que es aquí. Y sí, todo será posible. Montar un altar entre tipis indios, sacar las sillas fuera y que el comedor sean los jardines, llegar desde el laberinto o darse el “sí quiero” en la galería a la luz de las velas.  Porque cada boda, cada evento, es especial. Y cada ocasión nos invita a transformar los espacios, a hacerlos únicos, a hacerlos tuyos. Algunas veces serán los detalles: un toque de luz, unos ramos de romero, una bicicleta antigua, calabazas, guirnaldas, maletas. Otras veces hará falta reinventarlos, hacer que un rincón nazca de nuevo, que tenga tu toque, tu alma.

Quizá por esto Can Ribas no es sólo un lugar, porque está lleno de vida y cada esquina guarda pedacitos de historias. De primeros bailes y apasionados besos, de reencuentros mágicos y abrazos eternos. De luces, vestidos, colores, canciones. De novias radiantes, de novios llorando, de fotos de ensueño. De recuerdos preciosos. De vosotros, de ellos, de ti.

Ven, camina, cuéntanos, enamórate. Éste es el lugar de tu historia